La cazuela de la longevidad que comía Nicanor Parra en el restaruante El Checho donde se reúnen los ex portuarios de San Antonio.

El antipoeta la degustaba hasta pasados sus cien años de edad y la cocinera que la inventó vivió hasta los 120 años y su hija hasta los 107.

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Enviar por correo

ARTICULOS RELACIONADOS

Ver más