Tripulantes pesqueros: Los problemas de la pesca en Chile son la captura ilegal y exceso de flota artesanal sin reclasificar

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Enviar por correo

Imagen foto_00000001En Chile, en sustentabilidad, los problemas del sector pesquero son, básicamente, la pesca ilegal y el exceso de flota artesanal. Ni con todos los recursos que hay en el mar habría suficiente para todos ellos y los armadores y tripulantes deben entender que, como recomendó la FAO al analizar la Ley de Pesca, deben someterse a regulaciones y reclasificarse. La opinión pública no debe olvidar que el sector industrial tuvo el mismo problema en los años ´90 y la flota se redujo a menos de un tercio de lo que hubo en esos años,  al bajar de 160 naves a 40,  pero ese espacio lo ocupó con el doble o más, el sector artesanal.

 

La Ley de Pesca no es la panacea, pero es un cuerpo legal reconocido internacionalmente como un instrumento válido y útil para la frenar la depredación de los recursos. Ya basta de insistir –con frases hechas y no argumentos ni análisis- que es una ley satánica pues quienes la atacan son los mismos de siempre que se han opuesto a la regulación en el sector.

 

Así reaccionó el presidente del Sindicato Interempresa de Tripulantes de Naves de Cerco, Hugo Roa Roa, criticando que al tenor de vaivenes electorales se haga oídos sordos a los llamados a revisar con cuidado lo que realmente ocurre en pesca.

 

El dirigente recordó que su sector tuvo que afrontar la drástica reducción de flota industrial y que aunque hubo algunas ayudas del gobierno todavía el impacto fue enorme. En estos momentos están relativamente tranquilos, adecuados a la realidad, pero los problemas los tienen los artesanales, con su exceso de flota.

 

Criticó: “esa falsedad de las siete familias. Somos miles las familias que vivimos y dependemos de la pesca, entender el sector pesquero no es fácil, pero sí parece fácil satanizarnos en circunstancias que somos pescadores también, pescadores industriales”

 

Recordó que el sector que representa ya ha señalado que la administración de los recursos pesqueros otorga,  en general, un 46% al usufructo del sector industrial, donde especies como jurel, merluza, sardina-anchoveta, jibia y bacalao están asignadas a través de Licencias Transables de Pesca desde 2013 por 20 años. Es decir que en 2033 nuevamente se discutirá el destino de este 46% para ser otorgado a otros o los mismos actores a un nuevo periodo de cesión de explotación. Y que el sector artesanal tiene asignado el 54 % de los recursos pesqueros restantes, también se incluye  jurel, merluza, sardina, anchoveta, bacalao, congrios, cojinobas; así  bivalvos,  algas,  etcétera. Pero estos derechos están asignados a perpetuidad, y en forma heredable, algo bien diferente a lo que le comentamos ocurre en el sector industrial. En recursos como  sardina anchoveta y  jibia la participación artesanal  es de un 80% en cada una,  y eso está  en manos de sólo el 10% de los armadores o empresarios artesanales, con una facturación anual libre de impuestos y sin responsabilidades de carácter social como contratos o imposiciones hacia las tripulaciones de embarcaciones  que están valorizadas en cientos de millones de pesos, una  alcanza el valor no despreciable de $350.000.000 como promedio.

 

Como sea, dijo Hugo Roa, los pescadores industriales están por la sustentabilidad de los recursos, apoyan los sistemas de cuidado de sus capturas para que cumplan con normas de trazabilidad y comienzan a sentirse cansados de criticas sin fundamentos y cero reconocimiento al trabajo que décadas han hecho los dirigentes para formalizar sus empleos.

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Enviar por correo

ARTICULOS RELACIONADOS

Instituto de Fomento Pesquero estudiará la merluza común

Instituto de Fomento Pesquero estudiará la merluza común

El 24 de julio, desde el puerto de Valparaíso zarpó el buque científico Abate Molina a evaluar el stock de merluza común, a través del método hidroacústico, entre el límite norte de la región de Coquimbo y la región de Los Lagos.

Ver más